Uso del chupete







Un chupete, ¿eso que es? Este objeto que no suele faltar en ninguna canastilla de bebés, para mí es de lo más innecesario. Tengo unos cinco o seis guardados en sus cajitas, sin abrir, y solamente uno abierto, que abrimos por probar. Y el chupetero personalizado, lo usamos de llavero. Habrá partidarios de darle uso y detractores. Pues bien, por ahora y hasta que un futuro bebé llegue con tanta fuerza en el llanto que haga cambiarme de opinión, no considero necesario para nada el uso del chupete. Y, además, te lo digo sin ningún tipo de fundamento científico, pero hablando desde la experiencia.

Estoy tan poco familiarizado con los chupetes que se me hace raro ver a bebés usándolos. Es como cuando ves algo nuevo, que te llama la atención.




¿Qué te hace pensar eso respecto al uso del chupete?

Un bebé, cuando nace, no tiene constancia alguna de que exista una cosa que se llama chupete que sirve para consolarlo cuando llora. Debido a esto, si no llega a saberlo nunca, no lo echará en falta nunca y vivirá sin él. Para tranquilizar a los bebés, pueden cogerse en brazos, ya que seguramente lo que necesite es un poco de atención y de mimos. Los recién nacidos también usan el pecho de su mamá para tranquilizarse, no sólo para alimentarse. Esto les hace relajarse bastante al estar en brazos succionando.

Y la peor parte es cuando tienen que dejar el chupete. Dramas y más dramas. Parece que el chupete es como un cigarrillo para un adulto. No pueden estar sin usarlo. Intentarás quitárselo entre la etapa del no y la etapa de las rabietas, con pataletas y todo. A ver quién se acerca a ese niño en pleno síndrome de abstinencia. A ver cómo le explicas que, de buenas a primeras, ya no puede usarlo, que hay que dárselo a los Reyes Magos para no sé qué fin o que tiene que colgarlo en un árbol cargado de chupetes de otros niños que hay en tal sitio, no recuerdo dónde.




No me creo que nunca hayas usado chupete


Sí, hemos llegado a probarlo. No desde el primer momento, pero sí cuando mi niño tenía sobre dos semanas, más o menos. Recuerdo que lo usamos varias noches para que se calmara y durmiera, pero lo que conseguíamos era justamente el efecto contrario. Cuando se quedaba dormido, dejaba de succionar, abría levemente la boca y se le resbalaba el chupete. Al notar que ya no tenía nada en la boca y no podía seguir succionando, se despertaba y lloraba.

Por esto, decidimos dejar de dárselo. A los tres o cuatro días, ya no recordaba haber tenido chupete, ya no lloraba antes de dormir para que se lo diésemos.





Ya que no vas a decirme nada a favor del uso del chupete, dime algo en contra 😂


No le impongas a tu bebé el uso del chupete para calmarlo. Si ves que lo echa fuera de su boca o muestra desagrado al usarlo, déjalo. ¿Para qué quieres que se acostumbre a eso?

Si crees que su uso es tan necesario, úsalo. Eso sí, lo menos posible e intenta que tu bebé deje el hábito de succionar el chupete antes de los dos años. Su uso puede provocarle deformaciones en la boca y en los dientes por un uso tan continuado a lo largo del tiempo.







¿Tu hijo usó chupete? ¿Cómo lograste que lo dejara de usar? ¡Cuéntame tu experiencia por si la necesito en un futuro!

Comentarios

  1. La mía lo empezó a usar tarde, pero era por un bien mayor. Es decir... cogió la manía de meterse la pipa en la boca (el dedo gordo) y verás, es difícil quitarle el chupe a un niño, pero no le puedes quitar el dedo. Así que... Solo lo usaba por la noche. Y bueno, se lo quitamos cuando cumplió 2 años y algo. No fue tan traumático. Se rompió y no lo repusimos más. Se le enseñó, se lo metió en la boca, no le gustó y... se acabó. Lloriqueó un poco pero se durmió enseguida. Y cada vez que nos decía que quería chupete, le recordábamos que se rompió. Voilá.
    Pero sí, si no se mete la pipa, lo mejor es estar sin chupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casos así, sí es mejor el remedio que la enfermedad, jejeje. Además, al quitar el chupe, ya le quitas el vicio del dedo. Recuerdo que en mi clase había una chavala que con diez años y seguía con el dedo en la boca a todas horas. Por más repasatas que se llevaba de los maestros, al rato estaba liada otra vez con lo mismo. Ya le perdí la pista, espero que no siga igual ahora, jajaja.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Consejos que no necesitas

La operación pañal, mejor sin forzar

Juegos en la piscina para bebés