Entradas

Mostrando entradas de abril, 2019

La etapa del no

Imagen
Aún, al niño le quedan unos meses para llegar a los dos años. Sin embargo, ya ha llegado a la etapa del no. Los expertos dicen que, tarde o temprano, todos los niños pasan por esta etapa. Lo hacen para forjar su personalidad. Y, mientras tanto, a los padres nos traen de cabeza.

¿En qué consiste la etapa del no? Podéis estar tranquilos, que os vais a dar cuenta en cuanto la tengáis delante:    - Vamos a bañarte.
   - No.
   - Vamos a la calle a jugar.
   - No
   - ¿Quieres comer esto?
   - No.

Y, encima, dad las gracias si a estas negaciones no les sigue un berrinche. En mi caso, la cosa se queda en un no. Aunque, muchas veces, después es que sí. Parece que lo dice sólo por llevar la contraria, por quedar por encima, como echándonos un pulso. Como padres, dejaremos que construya su personalidad sin llegar al tira y afloja de “esto se hace porque lo digo yo”, pero sí teniendo la última palabra y decisión. No queremos que se nos convierta en un mini-tirano.

¿Cuántos tipos de no hay? Aca…

Un tortazo a tiempo...

Imagen
...no sirve para nada.
He trabajado de cara al público y a pie de calle desde hace muchísimos años, por lo que he visto a diario diferentes conductas en personas de todas las edades. Entre ellas, las de algunos padres hacia los hijos. La que más me ha llamado la atención y me sigue impactando es, sin duda, la de los tortazos a los niños.

¿En qué situaciones he presenciado esto? Cuando un niño desobedece a los padres varias veces, cachetazo que se lleva. Como puede ser cuando coge algo del suelo o de algún sitio después de haberle dicho anteriormente que no lo hiciera.
El caso más sorprendente, al menos para mí, es el de una niña que salió corriendo hacia la calle mientras la madre estaba en un establecimiento. Resultado: tortazos al canto. Ya con eso, la niña debería comprender que eso está mal, que no debe hacerse. ¿Para qué pararse a explicarle que puede ocurrir alguna desgracia, como que un coche esté pasando por ahí en ese preciso instante, por ejemplo? Tortazo va y ya que la niñ…

Noches en vela

Imagen
Sólo con leer el título de este post, muchos padres sabrán a qué me refiero... Y es que esta noche ha sido otra de estas noches que pasamos en vela.
No es lo normal en el niño. Reconozco que hemos tenido muchísima suerte. Desde que tenía algo más de tres meses, suele dormir toda la noche sin despertarse. Puede que se despierte en algún momento dado por un ronquido más fuerte que otro y proteste para silenciarme, pero nada grave, vuelve a dormirse en cuestión de segundos.

¿Cuándo se despierta? Casi al hacer el año, se despertaba llorando por el dolor de dientes. Y esto ha seguido pasando hasta hace unos meses, ya que al pobre le han ido saliendo todos los dientes a la vez, en muy poco tiempo. Lo ha pasado bastante mal con eso.
No somos partidarios de abusar de los medicamentos, pero en el caso de los dientes, le hemos dado sus tomas religiosamente cuando ha sido necesario para evitarle pasar un mal rato.

Ahora, ya no son los dientes Eso me temo. El niño está llegando a los dos años, q…

Echar a correr

Imagen
El polluelo tardó lo suyo en alzar el vuelo, sobre un año y algunos meses más. Y ahora, somos nosotros los que echamos a volar detrás de él. ¡No hay quien lo pare! Se pasa el día correteando en todos lados: por la casa, las calles y el parque.
Empiezo a entender cuando otros padres me decían que la tranquilidad se me iba a acabar cuando dejara de llevarlo en brazos y ya no me necesitara para moverse. Pero bueno, me gustaba hacer eso y ahora me encanta verlo correr tan feliz y venir hacia mí para abrazarnos o para mostrarme alguna hoja o alguna rama que ha cogido del suelo.
El progreso desde que comenzó a dar torpemente los primeros pasos hasta alcanzar la agilidad que tiene ahora ha sido brutal, muy rápido. Y, la verdad, es que puede ser que los zapatos que ha estado usando le hayan ayudado en cierto modo. En muy poco tiempo, ha conseguido correr, bailar y zapatear. Sólo hay que tocarle las palmas un poco, él hace el resto en cuanto escucha algo de música.
Ahora que falta ya poco par…

Los abuelos malcrían

Imagen
Sí, esto es así y siempre ha sido de esta forma. Los abuelos malcrían y consienten. Siempre se ha oído que los padres están para educar y los abuelos para malcriar. Esto no quiere decir que lo hagan con mala intención ni que permitan que el niño haga cosas malas, no se trata de eso. Explicado de otro modo, vendría a ser como que tienen cierta complicidad con los abuelos que no tienen con los padres.
Por cuestiones laborales, nos estamos viendo “obligados” a dejar al niño con sus abuelos durante períodos de tiempo más largos, como pueden ser parte de las mañanas o tardes enteras. 

¿Para qué está la guardería?  Estuvimos llevando al polluelo durante varios meses, pero, por recomendación del pediatra, dejamos de hacerlo. Las bronquitis eran constantes y no solía ir más de tres días seguidos debido a esto. De hecho, al dejar de llevarlo, fuimos a recoger sus cosas, tales como pañales, toallitas, una muda de ropa para alguna emergencia... y para nuestra sorpresa, contamos que sólo faltaba…

¿Otra maleta más?

Imagen
Después de casi un año sin poder disfrutar de unas vacaciones, por fin podremos volver a viajar en unas semanas. Es algo de lo que tengo muchas ganas (aunque creo que eso nos pasa a todos). Si ya es duro trabajar de lunes a sábado sin tregua, imagínate tanto tiempo sin descansar, aunque sólo sea para disfrutar de un puente.

A mi hijo le encanta viajar, está siempre deseando subir al coche. Allí, sabe que va a ver dibujos en la tablet, comer gusanitos y ver paisajes diferentes por la ventanilla. La peor parte, es que últimamente se marea con facilidad. Basta con recorrer varios kilómetros para ir, por ejemplo, al supermercado y se le pone un mal cuerpo increíble. Pierde el color en la cara, tornándose blanca, y es frecuente que la situación acabe en vómito.


Cargar el coche La parte más tediosa del viaje puede ser ésta, organizar el equipaje en el coche. Recuerdo cuando viajábamos solos mi pareja y yo. ¡Sólo necesitábamos dos maletas y ya estábamos listos para recorrer mundo! Ahora, la…

¿Qué le doy de comer a mi niño?

Imagen
La alimentación, esa parte de la crianza de los niños que nos trae de cabeza a todos los padres desde primera hora. Desde el primer momento, ya te estás preocupando por la lactancia materna, mucho mejor que la leche de fórmula por todos los beneficios que aporta. Entre el cuarto y el sexto mes, el bebé necesita incorporar nuevos alimentos a su dieta. Para ello, recurres a potitos o cocinas tus propios guisos, mucho mejores por ser naturales... (¡Todo este esfuerzo, para que el niño a los 16 años se vaya todos los viernes a comer hamburguesas y pizzas!)


La alimentación de mi niño Como decía en la introducción, desde el primer momento, fuimos padres preocupados por una alimentación lo más sana y natural posible.

La lactancia materna duró poco menos de un mes debido a ciertas circunstancias que comentaremos en otra ocasión. De esta forma, tuvimos que recurrir a leche de fórmula, optando por la que nos pareció más conveniente.

Al llegar el quinto mes, el pediatra nos recomendó la introd…

Un día cualquiera

Imagen
Hoy es un día más. Mi rutina comienza con varios sorbos a un café bien cargado y alguna que otra calada a un cigarro electrónico. Inmediatamente después, un afeitado y una ducha bien rápida, así estaré ya preparado para la hora en que debo irme a trabajar, justo después del almuerzo. Si me da tiempo a algo más, me sentaré a escribir o a ordenar un poco el piso hasta que escuche tus buenos días. Esto de tener algo más de tiempo no suele ocurrir...

¡Despertaste! Y ahí estás tú, has despertado riendo y hablándole a tu peluche. No hay para mí una voz más dulce en todo el mundo. Es hora de preparar el biberón y sentarnos a ver los dibujos mientras lo tomas. Te cojo en brazos y ya me estás sonriendo, mientras pides tu bibi. Después, viene una tarea que para mí puede ser de las más difíciles. ¿Qué ropa escojo y cómo la combino? Menos mal que está su madre siempre pendiente y me ha dejado todo preparado. Pues bien: niño desayunado, vestido y pañal cambiado. Aún quedan miles de tareas en la c…